domingo, 30 de octubre de 2011

De paseo con mi peque


Poco más puedo decir sin que se me caiga la baba en el teclado.

martes, 25 de octubre de 2011

Statoil Cykelpleje

Palabro noruego para referirse a unas estaciones de servicio para bicis. Lo hemos encontrado aquí y lo curioso del tema es que lo ofrezca una petrolera...

Por esta pobre, poco puede hacer ya el kit de reparación que ofrecen:

domingo, 23 de octubre de 2011

Cicloturismo por Peñafiel

Bueno, pues parece que ya comienza el otoño... y al ser la primera tarde que apetecía quedarse en casa calentito, he recordado cosas del verano y de ellas algunas pendientes de compartir en el blog.

Hicimos unas cuantas excursiones cicloturistas por la zona de Peñafiel... que en cuanto recopile os iré contando. De momento para abrir boca un par de señales:

La primera, muy habitual por las carreteras secundarias de la zona:


Y la segunda,  una señal que me encanta y que ojalá los ayuntamientos promovieran. Además hace tiempo, escuchamos un programa, en el que se hablaba de iniciativas del estilo en otras ciudades. Os vuelvo a dejar el enlace.

jueves, 6 de octubre de 2011

Nuevos puños para la Pilen

Unos días después de comprar la Pilen, me llamaron de la tienda para decirme que estaba ya allí esperándome y me fui como un rayo a verla.


El caso es que al verla, le puse un "pero". Era preciosa, proporcionada y perfecta, pero se me iban los ojos a esos puños de plástico... no le pegaban nada. Tras un año ya de uso, a Fer le parecía que el puño del cambio era muy corto, que casi no tenía hueco para agarrarse.

Desde entonces han estadado esperando una escusa para ser sustituidos, y por fin tenemos repuesto. Unos preciosos puños hechos de discos de cuero negro, que le van como anillo al dedo y que han venido con nuestros amigos de San Francisco.

Eso sí, hubo susto y casi nos los cargamos. En lugar de meterse a presión, se sujetan con unos tornillos, y al apretarlos uno se partió uno. Uf, lo que tuvimos que hacer para sacarlo de ahí... y luego a buscar un tornillo que encajara... pero hubo final feliz.


Made on a Mac