domingo, 25 de septiembre de 2011

Día europeo sin coche

El pasado día 22, se celebraba el día sin coche dentro de la semana de la movilidad.  Para celebrarlo, el ayuntamiento colgó unos carteles indicando que el centro estaba ¿restringido? aún no sabemos a qué. Y lo segundo, asamblea ciclista organizó una bicicletada alternativa.

Aún no habíamos podido ir a ninguna masa crítica, por los horarios de la peque sobre todo... así que esta vez nos animamos.

Había varios puntos de partida distribuidos por los barrios... y sí, éramos pocos pero bien avenidos.


Desde allí, nos fuimos hacia el centro, entre el tráfico, bastante caótico, colapsado... y no era culpa nuestra pese a lo que los nerviosos conductores pudiesen pensar en sus coches.


En la Plaza Mayor, ya nos reunimos todos. Por lo que dicen, pocos, para lo que suelen ser las masas críticas de los viernes... pero yo creo que cada vez somos más.


Tras saludar y charlar con los conocidos, comenzamos a dar unas vueltas por el centro... quizá los habituales se saben el protocolo, pero hubo muchos como nosotros que dudábamos de cómo actuar: Íbamos en masa, pero en los semáforos unos pasaban, otros paraban... a veces ocupábamos sólo un carril para dejar el otro para los coches... otras veces no... quizá como recomendación, yo daría unas pautas generales de qué hacer, pero salvo eso, la tarde fue genial y sin duda, cuando tiempo, clima y niña acompañen, repetiremos.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Roma

Roma tiene 7 colinas y pocas bicis. En la foto veis uno de los aparcabicis del sistema de bicis públicas. Está vacío, podríamos pensar que porque todas están prestadas, pero Moncho y Elena que son los que estuvieron allí (una semana), nos aseguran que por Roma, no vieron ni una, ni de alquiler, ni privadas... tan sólo un tráfico de locos.


Leyendo por ahí sobre el asunto, no hablan demasiado bien del sistema de alquiler que tienen. Difícil, lento, te toca ir de una estación a otra, no siempre funcionan esas torres por lo que no puedes ni devolver la bici, cuesta dinero cargar la tarjeta...

Tranquilos, romanos, todo llegará!.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Oporto

Hablaremos de bicis y de Oporto, sí, unidas porque aunque parezca mentira  por esas calles empedradas, esas cuestas y ese tráfico imposible que había allí, la gente se movía en bici, y no sólo algún turista despistado. Así que allá van algunas de las fotos que hicimos por allí.


Llegamos al camping Madalena, a unos 8Km de Oporto. Está en la costa y por su infinito paseo marítimo había muchísima gente en bici, haciendo footing...


Desde allí, nos cogíamos el autobús 906 que a toda velocidad y por calles por las que no cabía ni un alfiler más, nos llevaba a Oporto. Cuando dicen que montar en autobús en Oporto es una atracción más de la ciudad, no mienten.

Allí, en cuanto nos bajamos junto al famoso puente Luis I, vimos las primeras bicis:


Junto a la Ribera, esta señal recuerda que todos compartimos el mismo espacio, (filosofía que personalmente me encanta, ahora que ayuntamientos andan pensando como reordenar los espacios públicos):



Junto al Palacio de la Bolsa y el Mercado Ferreira Borges, todos estos excursionistas:


Alguien haciendo un receso:



Junto a la Iglesia Sao Francisco, rueda fina+adoquín, curiosa combinación:


Un par de amigas subiendo las cuestas como podían:


En Rua Santa Catalina, (la más comercial) y de las pocas peatonales:





Estación de Sao Bento:

 
En Bolhao:




En Avenida Dos Aliados una sillita como la nuestra, Polisport, por cierto made in Portugal:


Esta chica lo que está apoyando en la bici es una bota de vino.


¿Y ese sillín?

viernes, 2 de septiembre de 2011

Aveiro (Portugal)

Cuando buscamos información de Aveiro, lo más habitual era leer que se trataba de la Venecia portuguesa (pelín exagerados, si vas pensando eso probablemente te lleves una decepción).


Pero no fue nuestro caso y cumplió plenamente nuestras expectativas. Al llegar allí, nos encontramos una preciosa pequeña ciudad llena de calles peatonales por las que pasear, góndolas, terrazas, tiendas, casas llamativas...

 

Eso sí, al llegar fue difícil dejar el coche. Estos amables policías-ciclistas, nos dieron caza pero nos perdonaron una multa por meternos, involuntariamente claro, por dirección prohibida.


Además Aveiro tiene ¡bicis! gratuitas y que te prestan con sillita portabebés y todo. Estaban bastante destartaladas, (en la web, parecían más fardonas), pero todo el mundo las coge para darse una vueltecilla. Se llaman BUGA y son geniales.



Tienen un cambio integrado de 3 velocidades y freno de tambor trasero (delante no tenía freno).

Y lo pasamos genial en ellas. Bastó con dejar el dni y las tuvimos durante todo el día.


Además están bici-concienciados:

Ah, este aviso en el paso subterráneo:


 Con taxis-bici, como ya hemos visto en otras ciudades europeas como París, Helsinki...


¿Quién dijo que en una bici no se pueden llevar muchas cosas?


Y con bicis de todo tipo:




jueves, 1 de septiembre de 2011

Costa Nova (Portugal)

Uno de los lugares que más nos ha sorprendido de Portugal, ha sido Costa Nova. Veníamos de ver Oporto, y claro fue un gran contraste pasar de ver el paisaje decadente de sus calles a las coloridas fachadas de colores de esta playa.


Costa Nova, está muy cerquita de Aveiro y por allí, todo el mundo pasea por el infinito paseo marítimo con sus bicis, así que sin duda volveremos la próxima vez con ellas para pasar más días por allí.



Muy cerquita está el Faro de Barra, dicen que el más alto de Portugal, aunque personalmente otros, como el de Cabo da Infierno, aunque solo sea por su ubicación, me parecen más espectaculares.



Made on a Mac