miércoles, 2 de noviembre de 2011

Curiel de Duero

Uno de los paseos típicos de mi infancia con mi padre y mi tío, era ir desde Peñafiel a Curiel, así que allí que me llevé a Fer para que viese el pueblo.

Es un pueblo precioso que está a tan sólo 4 kilómetros, eso sí, los últimos con una buena cuesta.

Hay que salir de Peñafiel, dirección Pesquera. Y desde ahí, por la zona de los institutos, comienza un carril bici, bastante ancho y paralelo a la carretera. Lo primero que hacemos es cruzar el antiguo puente romano, dejando el moderno apartado con los coches.


En el desvío hacia Curiel, ya abandonamos el carril bici y vamos por una carretera secundaria junto a huertos y bodegas.


Y ya en Curiel, podemos disfrutar de un montón de edificios preciosos, muchísimos para lo pequeño que es el pueblo, como la iglesia con su rica fuente.


El arco, que ahora da nombre a un vino.


Y el castillo, que ahora es un hotelazo.


Y para rematar la excursión, un pincho y un ribera.

No hay comentarios:

Made on a Mac