sábado, 3 de septiembre de 2011

Oporto

Hablaremos de bicis y de Oporto, sí, unidas porque aunque parezca mentira  por esas calles empedradas, esas cuestas y ese tráfico imposible que había allí, la gente se movía en bici, y no sólo algún turista despistado. Así que allá van algunas de las fotos que hicimos por allí.


Llegamos al camping Madalena, a unos 8Km de Oporto. Está en la costa y por su infinito paseo marítimo había muchísima gente en bici, haciendo footing...


Desde allí, nos cogíamos el autobús 906 que a toda velocidad y por calles por las que no cabía ni un alfiler más, nos llevaba a Oporto. Cuando dicen que montar en autobús en Oporto es una atracción más de la ciudad, no mienten.

Allí, en cuanto nos bajamos junto al famoso puente Luis I, vimos las primeras bicis:


Junto a la Ribera, esta señal recuerda que todos compartimos el mismo espacio, (filosofía que personalmente me encanta, ahora que ayuntamientos andan pensando como reordenar los espacios públicos):



Junto al Palacio de la Bolsa y el Mercado Ferreira Borges, todos estos excursionistas:


Alguien haciendo un receso:



Junto a la Iglesia Sao Francisco, rueda fina+adoquín, curiosa combinación:


Un par de amigas subiendo las cuestas como podían:


En Rua Santa Catalina, (la más comercial) y de las pocas peatonales:





Estación de Sao Bento:

 
En Bolhao:




En Avenida Dos Aliados una sillita como la nuestra, Polisport, por cierto made in Portugal:


Esta chica lo que está apoyando en la bici es una bota de vino.


¿Y ese sillín?

No hay comentarios:

Made on a Mac