lunes, 17 de enero de 2011

Economía y salud

Al hilo de la entrada anterior, estuve pensando en la eficiencia del coche como medio de transporte para ir al trabajo. Tomaré como ejemplo mi caso. Mi coche es un diésel de muy bajo consumo (un motor 1.5 dCi, con un consumo medio homologado de 4.7 l/100Km, 4.1 l/100Km en extraurbano y 5.8 l/100Km en urbano). Además, mi manera de conducir es eficiente (evito las aceleraciones bruscas, y utilizo las inercias todo lo que me es posible). El recorrido que yo hago es de unos 7 Km partiendo con el motor frío (reduce la eficiencia considerablemente), y con bastantes esperas en los semáforos (además del desperdicio de combustible mientras el vehículo está detenido, es necesario vencer la inercia para poder volver a alcanzar la velocidad normal). Esto hace que sea imposible lograr los 5.8 l/100 Km anunciados, y en mi caso se eleva a 6.5 l/100 Km. E insisto, mi manera de conducir y el vehículo que uso son ventajosos. Esto hace que con mi recorrido de ida y vuelta de unos 15 Km, diariamente quemaría un litro de gasóleo, y emitiría 2.65 Kg de CO2.


En términos puramente económicos (sin tener en cuenta ni el mantenimiento del vehículo, ni la compra del mismo, ni los impuestos que lo gravan) el litro de gasóleo diario supondría casi 300 euros anuales. Y yo no tengo que pagar por el aparcamiento. Aún así, con esos 300 euros, sobra para comprar una buena bicicleta adecuada para el transporte diario, y amortizarla en solo un año.


Además, tenemos los efectos no fácilmente cuantificables, ya que el ejercicio moderado y regular de ir al trabajo en bici, supone un beneficio para tu salud de tu cuerpo, "un escudo de protección de nuestro cerebro y un estimulador del aprendizaje y la memoria", ¡y unos maravillosos opioides con los que resultas premiado!.

¡Animate, usa la bici como medio de transporte!

No hay comentarios:

Made on a Mac