martes, 28 de diciembre de 2010

3er Aniversario

Tal día como hoy, día de los Santos Inocentes de hace 3 años, llegaron a nuestro hogar nuestras flamantes Dahon. Hoy sólo nos queda una con nosotros, pero son bastantes las bicis que vamos acumulando en el hogar (nuestros amigos creo que empiezan a preocuparse).

Está la Conor de Fer, comprada con su primer sueldo en 1997 (por unas 40.000 pelas), mi B'Twin 7, regalo de boda en 2007 y que sustituyó una clásica Frejus (más mala que pegar a un padre), la nueva Pilen... y quién sabe si en el próximo 2011, comenzaremos el proyecto de restaurar una BH Gacela para mi ;-)

Bueno, que me enrollo, una fotito de las Dahon en el camping de Chamonix hace un par de años, a los pies del Montblanc.

viernes, 17 de diciembre de 2010

El cambio integrado en el buje

Si una de las partes más interesantes de la Dahon era su buje trasero, un Sturmey Archer S-RF3 que integraba un cambio de tres velocidades, en el caso de la Pilen, el SRAM i-motion 9 se erige en estrella, integrando un sofisticado cambio de 9 velocidades y el freno trasero de contrapedal. En España los cambios de desviador son omnipresentes, y el cambio integrado es una rareza. Sin embargo, en la Europa "ciclérrima" (Holanda, Alemania, Escandinava...) son habituales en las bicis desde principios del siglo pasado.


Ventajas:
  • Permite cambiar de marcha con la bici parada: esto es algo esencial en los desplazamientos urbanos, por ejemplo tras tener que parar sin poder anticiparte a la situación con el cambio en un desarrollo largo.
  • No hay dos mandos para el cambio: en la mayoría de los cambios de desviador hay un mando para cambiar el plato y otro para el piñón, haciendo necesario calcular mentalmente cuál elegir.
  • El mecanismo está sellado: se mantiene lubricado, y a salvo de las inclemencias, y de los golpes, lo que le hace virtualmente libre de mantenimiento.
  • La cadena no se desplaza lateralmente: permite el uso de cubrecadena completo, manteniendo a la cadena seca, limpia y lubricada y al ciclista a salvo. Además, al no sufrir torsiones, la cadena dura más, y no se salta.
  • No hay superposiciones entre marchas: por ejemplo, un cambio de desviador de 27 velocidades (3 platos y 9 piñones), tiene sólo 14 o 15 diferentes, y de estas, no todas son utilizables porque obligarían a la cadena a ir cruzada, comprometiendo su duración.
  • El ajuste del cambio es mucho más sencillo: en los de desviador hay que jugar con varios tornillos, en los integrados simplemente tensar o destensar el cable, y muchos disponen de ayudas visuales.
  • Los radios son simétricos en ambos lados de la rueda.

Inconvenientes:
  • La eficiencia de un cambio integrado complejo (de muchas velocidades) es menor que la de un cambio externo perfectamente ajustado, limpio y lubricado (algo difícil en condiciones reales, e imposible si es el medio habitual de transporte). Sin embargo en el caso de uno simple (de tres velocidades) no existe este inconveniente.
  • El peso es mayor, especialmente en cambios complejos (¡el buje de la Pilen pesa casi dos kilos y medio!)
  • Suelen ser más caros, especialmente los más complejos (el Rohloff Speedhub, lo más de lo más con sus 14 velocidades, ¡se acerca a los mil euros!)
  • Las averías, aunque infrecuentes, no son sencillas de reparar "sobre la marcha", pero los fallos suelen manifestarse con avisos previos.
Si revisamos estos inconvenientes, (eficiencia, peso y precio) la casi totalidad se minimizan en el caso de los cambios sencillos de 3 velocidades.


Hablaba anteriormente del ajuste del cambio diciendo que simplemente se trata de tensar o destensar el cable, y que muchos cambios integrados sencillos tienen una ayuda visual. En el caso del SRAM i-motion 9 de la Pilen, dispone de una ventanita donde, colocando el cambio en la velocidad número 6, se ven dos indicadores que debes alinear girando el tensor del cable. ¡No se puede hacer más sencillo!

Por último, en el Sturmey-Archer S-RF3 de la Dahon, y en la mayoría de los demás que conozco, el cable sale directamente del centro eje, que es hueco, y requiere que se ubique en ese punto una polea, siendo una parte relativamente sensible a los golpes. La Dahon lo cubre con una coraza de plástico, y las Pilen que he visto con el cambio SRAM de 3, 5 0 7 velocidades llevan una defensa metálica. En el caso del SRAM i-motion 9 no es así; al cable sale tangencial al buje, en paralelo a la horquilla, haciendo innecesaria toda defensa. Otro punto positivo de diseño para este excelente buje.

Espero haber sabido transmitiros la belleza de los cambios integrados en el buje. ¡Continuará!

Continuación: Los frenos integrados en el buje

martes, 14 de diciembre de 2010

Pilen vs. Dahon

Tras la entrada de la Pilen en el Hogar, y a falta de que Olga tenga su propia bici ("aitzi", como dice ella), nuestro inventario de bicicletas consta de dos bicis "de montaña" (de uso lúdico) y dos bicis "urbanas". La Dahon y la Pilen tienen en común ser bicis de "commuting", que dirían los anglosajones, es decir, medios de trasporte. Sus señas de identidad son los guardabarros y el cubrecadena (o al menos un cubre plato, porque en una plegable no hay más opción), el transportín, los reflectantes y las luces (en el caso de la Dahon añadidas), los cambios integrados (que permiten cambiar parado en el semáforo), los neumáticos de asfalto, los sillines cómodos, la posición de conducción erguida, el timbre...


Las diferencias llegan a la hora bajarse de la bici: ¿dónde la dejo? La Dahon se reduce a su mínima expresión, y te la llevas de la mano (a casa, al trabajo...); sin embargo, dejarla en la calle no sería fácil. La Pilen o tiene su propio emplazamiento (garaje, trastero...) o se queda en la calle (necesitarás antirrobo). Y eso marca diferencias de diseño: la Dahon debe pesar y ocupar lo menos posible; en la Pilen no importan los tanto los kilos como el confort, la durabilidad... Entrando al detalle, la Dahon pesa 11.5 Kg, nada más y plegada cabría en una maleta; la Pilen pesa 21 Kg (a los que hay que sumar lo necesario para que no te la roben cuando la dejas en la calle, que puede pesar más de lo que piensas), y es realmente voluminosa.


La Dahon cuenta con un ligero, pero sólido, cuadro de aleación de aluminio plegable, con unos duraderos cierres de excelente calidad. Para poderse plegar, las ruedas han de ser de pequeño diámetro (16 pulgadas), pero la batalla (la distancia entre ejes) no ha de ser demasiado pequeña, para mantener la estabilidad de marcha. La desventaja fundamental de la pequeña rueda es la incomodidad si el firme no es óptimo (lo habitual en nuestras ciudades), que en buena parte se puede suplir con unos neumáticos adecuados tipo "balón" (gorditos).

Por su parte la Pilen se desarrolla alrededor de un inmenso cuadro del mejor acero, con una horquilla que dicen "indestructible" y un transportín capaz de soportar más kilos de los que tus piernas podrían acarrear. Las inmensas ruedas (28 pulgadas), se montan sobre una resistente llanta de aleación de aluminio de doble pared y con unos gruesos radios de acero. No en vano el fabricante habla de la Pilen como bici para asfalto o caminos. Los neumáticos son el mismo modelos que los de la Dahon, de la misma anchura (2 pulgadas), pero de casi el doble de diámetro.

Continuará. ¡Hay mucho más que contar!

domingo, 12 de diciembre de 2010

Holanda II

La pelusa es muy mala y sólo unos minutos más tarde de publicar ayer la entrada de Holanda, Roberto reclamaba su minuto de gloria en la blogosfera mandándonos sus fotos holandesas, son chulas, aunque todavía no tuviese su Lumix.

¿Qué pasa, qué todos habéis estado en Holanda menos yo?

Ojo a los turistas, lástima no tener otra foto con la cara de Roberto también

Una calle cualquiera

La naranja mecánica


Más parking de la estación

sábado, 11 de diciembre de 2010

Holanda

Una vez más, tenemos que conformarnos con ver mundo a través de los ojos de nuestros amigos.

Javi, al que llamamos Javi-Segovia, (al que acabaremos convenciendo de que se pase a Mac y a una buena cámara de fotos, y que no termina por concretar qué día vamos a comer cochinillo y/o judiones de la Granja) nos trae esta selección de sus vacaciones en Holanda. Esta vez el: "Traednos fotos de bicis", era facilón, de ahí la extensa entrada.

Típicas casas junto al canal

Una con espíritu navideño

¿Qué falta en esta foto?

Unas cuantas de carga (curioso lo de delante y el transportín)


 Mucha rueda Schwalbe, como la Dahon y la Pilen, calidad.

El parking de la estación, ¿cómo sacas tu bici si llegaste el primero?,¿qué sobra?

Otro punto de vista

¡Qué viva el color!

 Viejas glorias, ¿Y los frenos? A lo mejor son de contrapedal como la Pilen

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Una Pilen en el hogar

Hace unos días fue mi cumpleaños. Mi cumpledécadas para ser más exacto. Y como Cris me quiere muuucho, y yo soy bastante "intenso", tuve un regalazo:


Además, no vino sola, vino con una diminuta amiguita, y una excelente comida:


La bici en cuestión es el sueño. Y además, a Olga le encanta:


Ya la he usado algún día para ir al trabajo, y la media docena de kilómetros, los dos últimos en cuesta, y el precioso camino de tierra entre zarzas final, son pan comido para ella. Otro día os iré contando las virtudes de la máquina, ¡que son muchas!
Made on a Mac