martes, 14 de diciembre de 2010

Pilen vs. Dahon

Tras la entrada de la Pilen en el Hogar, y a falta de que Olga tenga su propia bici ("aitzi", como dice ella), nuestro inventario de bicicletas consta de dos bicis "de montaña" (de uso lúdico) y dos bicis "urbanas". La Dahon y la Pilen tienen en común ser bicis de "commuting", que dirían los anglosajones, es decir, medios de trasporte. Sus señas de identidad son los guardabarros y el cubrecadena (o al menos un cubre plato, porque en una plegable no hay más opción), el transportín, los reflectantes y las luces (en el caso de la Dahon añadidas), los cambios integrados (que permiten cambiar parado en el semáforo), los neumáticos de asfalto, los sillines cómodos, la posición de conducción erguida, el timbre...


Las diferencias llegan a la hora bajarse de la bici: ¿dónde la dejo? La Dahon se reduce a su mínima expresión, y te la llevas de la mano (a casa, al trabajo...); sin embargo, dejarla en la calle no sería fácil. La Pilen o tiene su propio emplazamiento (garaje, trastero...) o se queda en la calle (necesitarás antirrobo). Y eso marca diferencias de diseño: la Dahon debe pesar y ocupar lo menos posible; en la Pilen no importan los tanto los kilos como el confort, la durabilidad... Entrando al detalle, la Dahon pesa 11.5 Kg, nada más y plegada cabría en una maleta; la Pilen pesa 21 Kg (a los que hay que sumar lo necesario para que no te la roben cuando la dejas en la calle, que puede pesar más de lo que piensas), y es realmente voluminosa.


La Dahon cuenta con un ligero, pero sólido, cuadro de aleación de aluminio plegable, con unos duraderos cierres de excelente calidad. Para poderse plegar, las ruedas han de ser de pequeño diámetro (16 pulgadas), pero la batalla (la distancia entre ejes) no ha de ser demasiado pequeña, para mantener la estabilidad de marcha. La desventaja fundamental de la pequeña rueda es la incomodidad si el firme no es óptimo (lo habitual en nuestras ciudades), que en buena parte se puede suplir con unos neumáticos adecuados tipo "balón" (gorditos).

Por su parte la Pilen se desarrolla alrededor de un inmenso cuadro del mejor acero, con una horquilla que dicen "indestructible" y un transportín capaz de soportar más kilos de los que tus piernas podrían acarrear. Las inmensas ruedas (28 pulgadas), se montan sobre una resistente llanta de aleación de aluminio de doble pared y con unos gruesos radios de acero. No en vano el fabricante habla de la Pilen como bici para asfalto o caminos. Los neumáticos son el mismo modelos que los de la Dahon, de la misma anchura (2 pulgadas), pero de casi el doble de diámetro.

Continuará. ¡Hay mucho más que contar!

3 comentarios:

Roberto Santana dijo...

Menudo maquinón la Pilen, claro que con esas ruedotas, en dos pedaladas te pones aquí, allí y allí ;-)

Oscar dijo...

Está visto que no tenéis termino medio.
Solo te ha faltado una foto, la dahon plegada en el trasportin de la pilen :-D

cotote dijo...

Qué bueno... las dos bicis que tenemos en casa. La Pilen la compré en Mayo del 2010. Estoy enamorado de ella. (La compré en la tienda Vélos, en Valencia, espectacular servicio posventa) La cojo todos los días para ir a trabajar (12 km de ida y otros tantos de vuelta. La Dahon Curve la lleva en el maletero del coche mi mujer, al modo en que los yates llevan zodiacs para llegar hasta la cala. Saludos.

Made on a Mac