miércoles, 8 de diciembre de 2010

Una Pilen en el hogar

Hace unos días fue mi cumpleaños. Mi cumpledécadas para ser más exacto. Y como Cris me quiere muuucho, y yo soy bastante "intenso", tuve un regalazo:


Además, no vino sola, vino con una diminuta amiguita, y una excelente comida:


La bici en cuestión es el sueño. Y además, a Olga le encanta:


Ya la he usado algún día para ir al trabajo, y la media docena de kilómetros, los dos últimos en cuesta, y el precioso camino de tierra entre zarzas final, son pan comido para ella. Otro día os iré contando las virtudes de la máquina, ¡que son muchas!

No hay comentarios:

Made on a Mac