miércoles, 18 de agosto de 2010

Anécdota jocosa

Esta mañana, de camino al trabajo, venía por la acera de la calle de la estación y, mientras educadamente adelantaba a un viandante de aspecto correcto, que por cierto me costó bastante porque no llegaba a tener claro por que lado debía hacerlo, pero bueno, cada cual tiene el sentido del equilibrio que le tocó en suertes, el caso es que el susodicho me espeta "no se puede ir por aquí, las normativas municipales lo prohíben", sorprendido le respondo con un "¿perdón?", a lo que me replica "hay que ir por ahí", señalando hacia la calle, y yo, intuyo que con cara de sorpresa le digo "pero si voy andando" y me mira de arriba a abajo, y se da cuenta de que, aunque llevo un casco en la cabeza y un manillar de bicicleta pegado a las manos, resulta que ¡cáspita! voy caminando con la bici de la mano, y me dice perplejo: "¡uy perdón!, no he dicho nada, no he dicho nada..." Si es que, parece que en este mundo, ya no va a basta con mirar con los ojos de la fe... ;-)

Sorna al margen, y poniéndonos muy serios, la normativa municipal de Valladolid prohibe circular en bicicleta, correr, patinar, y jugar a la pelota por las aceras, plazas y calles peatonales. Dejo a cada cual con su propia reflexión.

Y aprovecho al ocasión para recomendaros el clásico que terminé de leer anoche: "Farenheit 451" de Ray Bradbuyr. Un libro para reflexionar.


5 comentarios:

Oscar dijo...

Si es que está juventud vais como locos!!! (incluso andando :-) )

solracm dijo...

Yo comprendo que haya personas que se asusten al ver pasar una bici a su lado... Lo entiendo pero lo que no comparto son los educadores... Esos que van esperando que una persona cometa un error para enseñarle... Ese intolerante que lo unico que hace es.... MOLESTAR Y NO COMPARTIR , le molesta todo, en fin, tendremos que soportarlos, Es nuestro destino... O si no es una buena pelicula... farenheid...Saludos plegateros

Fer dijo...

Completamente de acuerdo, querido Solracm.

De hecho, como "evangelizadores" de la bici, creo que debemos ir dando ejemplo. Todos a veces vamos algún tramo por una acera (¡no por gusto!), y cuando alguien me cede el paso se lo agradezco con mi mejor sonrisa, y cuando noto que puedo haber asustado a alguien, hago lo posible por hacerle saber lo mucho que lo siento. ¡Los peatones no son nuestros enemigos!

Por cierto, nos da muuucha envidia Sevilla, por lo bien que está preparándose para la bici, y por ese Velo-City 2011... ¡nos gustaría ir!

¡Un abrazo!

Mane dijo...

Es una buena anécdota. Todos nos hemos encontrado con cosas así, simplemente por ir en bici (o por tenerla al lado) ya dan por supuestas muchas cosas.
Me ha recordado como hace unos años un guardia urbano me gritó por "saltarme los semáforos", cosa que no había hecho, pero, claro está, si iba en bici SEGURO que lo había hecho, ¿no?

En cuanto al tema aceras, de acuerdo con lo dicho. Sobre ellas, máximo respeto al peatón (incluso si hay carril bici).

Anónimo dijo...

Un clásico Ray Bradbury (y eso que sigue vivo), "Crónicas Marcianas" está también muy bien (nada que ver con el programa aquel...).

Sólo para mayores de edad (;-)):

http://www.youtube.com/watch?v=e1IxOS4VzKM

Diego

Made on a Mac