lunes, 22 de marzo de 2010

Londres II

Para que luego digan, gracias a Facebook, tenemos este nuevo post. Allí, me reencontré con una amiga del cole (Amelia) que no veía desde hace... sí muchos años. El caso es que ella anda recorriendo mundo y desde Londres, nos manda alguna foto con curiosidades del lugar.

Bueno, pues comenzaremos viendo, como no, una Brompton, joya de la corona (inglesa en este caso). Hace poco pudisteis ver en movimiento a este clásico de las plegables en una entrada, y aquí la veis de compras en Waitrose, un supermercado de la zona financiera.


Y sí, por allí las Brompton en particular y las plegables en general deben de ser de lo más habitual, pese a que son algo prohibitivas (las primeras).

Para los que no pueden llevársela encima a todas partes, están los candados "Criptonita", los más habituales de la zona. Tengo la sensación de que no son los más seguros. Si os interesa aprender a abrir candados... por si un día perdéis las llaves, youtube os enseña.


Y aunque ha sido (también por Londres) uno de los inviernos más duritos, y todavía no es temporada alta para ir con la bici a todas partes, aquí está un improvisado y concurrido aparcamiento tras un cartel de "por favor no pongas tu bici aquí". (Muy españolito me parece eso).

La gente, primero deja a la prole en el cole, y después se van al trabajo.


Creemos que habrá al menos un Londres III (ya hubo un Londres I por cortesía de Óscar) con el material que nos haya traído Dani tras sus últimas vacaciones y quizá un San Francisco...

Y como va de viajes, ahí va un fragmento de "Viaje a Portugal" de José Saramago:

"El viaje no acaba nunca. Sólo los viajeros acaban. E incluso éstos, pueden prolongarse en memoria, en recuerdo, en narrativa. Cuando el viajero se sentó en la arena de la playa y dijo: No hay nada más que ver, sabía que no era así. El fin del viaje es simplemente el comienzo de otro. Es necesario ver lo que no ha sido visto, ver otra vez, lo que ya se vio, ver en primavera lo que se vio en verano, ver de día lo que se vio de noche, con sol, donde antes la lluvia caía, ver el trigo verde, el fruto maduro, la piedra que cambió de lugar, la sombra que aquí no estaba..."

Bueno, no pongo más por si me persigue la esgae, aunque podéis compraros ese libro, o éste.

3 comentarios:

Oscar dijo...

Está muy bien que no os hayáis olvidado del blog, da gusto que publiquéis de vez en cuando.
Por cierto, he encontrado la solución al tema que comentábamos el otro día sobre caravanas, la solución, despues del click

Fer dijo...

Uff, no sé si podría subir las cuestas de los Alpes... ¡Aunque sería peor bajarlas!

Anónimo dijo...

Pues yo he visto una calificación de Sold Secure en la que analizaban todos los candados del mercado y los Kryptonite son de los pocos que tenían en todos sus modelos una calificación mínima Silver, y en otros modelos eran Gold... Así que creo que son de los mejores candados del mundo. O eso dicen las pruebas..

Made on a Mac