domingo, 28 de septiembre de 2008

Alguna Dahon más

Antes de verano, mi amigo Javi me preguntó por nuestras bicicletas plegables, porque él estaba pensando en comprar una. Le dejé darse una vuelta por el Paseo de Zorrilla, y se convenció: se compró una Dahon Vitesse. Roja también, pero con las ruedas un poco más grandes, más acordes con la talla de Javi. Aquí nos la muestra posando con Palencia al fondo.

No sé si si llegará hacerlo, pero parece que está pensando en comprarse un remolque, montar en el tren, y pasar unos días de camping el próximo verano pedaleando por carreteras secundarias. ¡No suena nada mal! Si se atreve, tendremos que hacerle colaborador para que nos lo cuente.

Además, el viernes me hablaron de otra Dahon más (¡gracias Roberto y Ricardo!). Parece ser que hay un diputado que se está haciendo conocido por ir al congreso en bicicleta. Y resulta que su bicicleta es igual que la nuestra: una Dahon Curve D3 Roja. Aquí os dejo un enlace con foto:

20 minutos: Guillermo Mariscal, el 'diputado ciclista'

lunes, 22 de septiembre de 2008

Otoño...

Acabamos de inaugurar el otoño, acabamos de volver de vacaciones (¡otra vez!), volvemos "al cole"...

Hoy se celebraba el día de la movilidad, pero en Valladolid llovía, y eso aquí quiere decir una cosa: todo el mundo saca el coche. Sí, se supone que hoy era un buen día para prescindir de él, pero si llueve todo lo demás no importa. Incluso aunque el autobús valga quince céntimos.

Pero también hay cosas de las que hablar que nos empujan a la esperanza. La ilusión de ser uno más. La ilusión de poder compartir todo lo que sabes con alguien para ayudarle a ser más feliz y a poner su granito de arena para mejorar el mundo en el que vivirá. Sí, ¡vamos a ser padres! y haremos todo lo posible para que le gusten las bicicletas, el campo, los libros, la vida sencilla e ignore los todoterrenos y lo que representan (despilfarro, ostentación... si puedo pagarlo, puedo tenerlo).

La foto no es de Otoño, es de la primavera de 2007, y en la Región de los Lagos, en Finlandia.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Alpes XI: Ordesa y Monte Perdido

¡Última entrada de nuestros relatos de las vacaciones en los Alpes!.

DÍA 18: Mié 16/07. Tras la noche en Recoules y el último desayuno en suelo francés continuamos hacia España. Ya acercándonos, el navegador nos sorprendió con un atajo: la carretera D26. Poco más ancha que un coche y zigzageante, nos condujo tranquilamente a través de bosques hasta el Parc National des Pyrénées, que dejamos para otra ocasión. Atravesamos los Pirineos por el túnel de Bielsa, y llegamos a Torla, puerta del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Como en anteriores ocasiones, nos alojamos en el Camping Río Ara, no tan barato como los campings municipales franceses (que costaban entre la mitad y una cuarta parte), pero exquisitamente cuidado y en un entorno privilegiado. Este primer día sólo nos dio tiempo a acercarnos a comprar la cena a Torla (unas riquísimas salchichas), montar la tienda, ducha y descansar...

DÍA 19: Jue 17/07. El plan para el día (decidido sobre la marcha el día antes según entrabamos en España) era hacer la excursión de la Cola de Caballo, pero en esta ocasión por la variante más dura y bonita: la senda de los cazadores.

Se trata de una subida en zigzag por una ladera casi vertical que nos lleva de los 1300 metros de la pradera, donde nos dejó el autobús que sale de Torla, hasta los 1950 metros del mirador de Calcilarruego. Desde allí arriba la vista suele ser espectacular, pero este día, las nubes habían decidido "entrometerse" y sólo pudimos disfrutar de una densa niebla.

Desde allí descendimos suavemente por la faja de Pelay, con frío, y sin poder ver el Monte Perdido, ni el Cilindro de Marboré, ni la Brecha de Rolán... hasta la cascada de la Cola de Caballo, en el circo del Soaso.

En la cascada paramos a almorzar, y tomamos el camino descendente de vuelta, jalonado de espectaculares cascadas, como las Gradas de Soaso, la Cascada de la Cueva...

El tramo final del descenso transcurre un entre apacible y umbrío hayedo. Este tramo, si bien podría considerarse el menos espectacular de la excursión, para mi tiene una belleza especial. Especialmente llamativas me resultan estas hayas que viven sobre una roca.

Una vez en la Pradera, el autobús nos llevó de vuelta al camping, donde pudimos entablar conversación con nuestros vecinos de tienda de campaña y compañeros de excursión: una pareja encantadora compuesta por un joven músico ginebrino, rubio y atlético, que hablaba muy bien español, y un francés más maduro moreno, bajito y con bigote, que vivían en Perpignan y que, como nosotros, se marchaban al día siguiente, pero ellos rumbo a Sitges.

DÍA 20: Vie 18/07. Amaneció un día espléndido, ¡qué lástima que no hubiera sido así ayer! Desgraciadamente tocaba recoger para emprender la vuelta para casa. De camino hicimos unas paradas intermedias en el Barrabés Outlet de Huesca, y en el Ikea Zaragoza. Si ya llevábamos pocas cosas en el coche, tuvimos que hacer hueco para un par de butacas y una estantería. Afortunadamente, nuestro "Grand Tour" es grande ;-). (Gracias Roberto por tus indicaciones para encontrar Ikea Puerto Venecia y el secarral donde lo han plantado).

Pasamos por Peñafiel, para saludar a los abuelos, y llegamos a Tudela con el tiempo justo para darnos un baño en la piscina y cenar huevos fritos, patatas frítas, calabacín relleno... Había que reponer fuerzas porque lo que quedaba del fin de semana sería para limpiar el coche por dentro y por fuera, la tienda, lavar y planchar la ropa, desmontar y montar muebles... ¡qué duras son las vueltas!.

martes, 9 de septiembre de 2008

Alpes X: Annecy

DÍA 16: Lun 14/07 (Fiesta nacional francesa). Agotados de esperar a que dejase de llover en Chamonix, aunque las previsiones decían que pararía ese mismo día, recogimos caóticamente bajo la lluvia, y partimos (por no decir que huímos) hacia Annecy. Afortunadamente allí ya lucía el sol. Aprovechamos para tender todo lo que llevábamos calado, y se secó en un santiamén. Comimos (¡al sol!) y nos lanzamos cuesta abajo (el camping municipal estaba cerca, pero en una colina, la vuelta sería dura) hacia Annecy.

Vimos su castillo, que nos recordaba a los de Exin Castillos, y paseamos con nuestras Dahon por su bonito casco medieval.

Le llaman la Venecia francesa, y con razón, porque está llena de canales y puentes. Al lado está el lago Annecy, el segundo más grande de Francia, que se nutre de los Alpes y abastece a los canales. Se puede ir por cualquier sitio en bici... una maravilla. Había tanta gente que se hacía difícil andar por las calles, la mayoría muy estrechas.

Como era la Fiesta Nacional todo el mundo estaba de fiesta. Por ejemplo, en uno de los canales estaban "torturando"niños como si fueran caballos con el palo y la zanahoria. Afortunadamente, les dejaban llevarse los regalos que conseguían tirar al agua, y un submarinista les devolvía a la orilla con ellos.

Y como sorpresa final, dentro de las celebraciones de la Fiesta Nacional, vimos un par de desfiles carnavalescos, uno de los cuales no deja indiferente a un vallisoletano. No cuento más, tenéis que verlo y oírlo por vosotros mismos (¿os recuerda algo ese sonido de trompetas y tambores?):

video

DÍA 17: Mar 15/07. A la mañana siguiente, partimos hacia Grenoble. Nuestro plan era acampar allí para visitar la ciudad con las Dahon, pero al llegar, vimos que el camping estaba lejos de la ciudad, y para llegar había que atravesar autopistas, así que como era temprano aún, variamos nuestros planes sobre la marcha, y decidimos continuar el camino hasta donde nos dejaran las fuerzas. Avanzada la tarde buscamos un sitio tranquilo con un camping para pasar la noche, y tuvimos la suerte de tropezar con un lugar pequeñísimo y maravilloso del interior: Recoules. Allí, recuperamos fuerzas en la cena, en su barato camping municipal (con un precioso atardecer de la silueta del pueblo) y por la mañana, Cris se lanzó con la Dahon a comprar pan y croissantes en el tranquilo pueblo.

jueves, 4 de septiembre de 2008

¡¡Otra vez!!

Eso es lo que he dicho esta mañana. Apenas recién salido de casa con la bici, por la primera calle que recorro, el suelo estaba tan sucio como siempre, y al pisar algo, he oído un crujido familiar, como de pisar cristales. He parado rápidamente y ya se oía el escape de aire, y he gritado "¡¡Otra vez!!", mientras sacaba el cristal verde botella (¡ja!) que estaba clavado en la rueda delantera. He devuelto la Dahon a casa, y me he venido andando al trabajo.

En fin, que en el tramo final de la calle Delicias (qué gracia el nombre) alguien poco cívico parece tener afición a, tirar la basura por la ventana, o volcar los contenedores, o lo que sea, y casi a diario me la encuentro llena de porquerías. Claro, que si alguna vez pasara por esa calle la estupenda maquinita esta que está limpiando todo el día la reluciente Plaza Mayor... Pero mejor no vamos a hablar del amigo León.

Así que esta tarde tendré que ir a comprar una caja de parches y hacer de "manitas".

martes, 2 de septiembre de 2008

Recomendación

Hace un par de días, un ex compañero (y sin embargo amigo) de trabajo hizo una reseña nuestra en su blog, así que es obligado agradecerle dicha mención, y recomendar su "Viajando lejos", donde según dicen ellos mismos, se habla de "Viajes, Gastronomia, Vinos y lo que se tercie".

Si bien tiene, imagino por falta de tiempo de los autores, menos actividad de la que sería deseable por los lectores, mucho me temo que, haciendo gala de la ironía, esto cambiará en un futuro cercano... :-(

Vaya desde aquí un saludo para Vanesa, Fernando y en el papel de "artista invitado" Álvaro.

Made on a Mac