miércoles, 30 de julio de 2008

"Sauce ciego, mujer dormida"

¿"Sauce ciego, mujer dormida"? Tan sugerente título se refiere al último libro que he leído. El autor es Haruki Murakami, y oí hablar de él y de su último libro a Óscar López y Manu Berastegui en el "Club de Lectura" de "A vivir que son dos días", el la Cadena SER, y en "Página 2" en La 2 de RTVE. Cierto es que lo japonés siempre me atrae, y que no recuerdo haber leído nunca nada de un japonés; de hecho no sabría decir el nombre de ningún autor japonés ni ninguna obra conocida. Así que los buenos comentarios oídos y el exotismo del título me hizo interesarme por el libro en cuestión. Afortunadamente, Cris tomó nota de mi interés y, en nuestro aniversario de boda, me sorprendió con él.

Se trata de una recopilación de relatos, que tienen en común un lenguaje cuidado, una original trama, y que no cierra las historias con un desenlace al estilo habitual. Me ha fascinado. Junto con mi idolatrado José Saramago, es de lo mejor que recuerdo haber leído. Incluso se habla de él como uno de los posibles próximos Nobel de Literatura.

Tengo grato recuerdo de los momentos en los que lo he leído: sobre todo de las tardes de junio sentado en un banco del Campo Grande, y durante el viaje a Los Alpes, sobre todo recuerdo haberlo hecho sentado junto al lago de Les Gaillands, en Chamonix, con vistas al glaciar de Les Bossons (webcam).

martes, 29 de julio de 2008

Alpes V: Tende

DÍA 6: Vie 04/07. Primer día que amanecimos en Tende, no lo he dicho pero mi tobillo seguía hinchado hasta el punto de cojear de dolor. Así que como apenas podía andar, aprovechamos para conocer el pueblo. Primero estuvimos en el Museo de las Maravillas (una especie de casa del parque) donde nos contaban un poco cómo se formó el valle, el modo de vida de nuestros ancestros de la edad de oro, qué gravados hacían en la roca y por qué...


Encontramos también una tienda llena de productos Patagonia (lo cual nos replanteó de nuevo la necesidad de ir a Chamonix, ya que ese era uno de los motivos). Finalmente nos resistimos a hacer compras, aunque el tendero rebautizado como Arturi,se quedó con nuestras caras, ya que días más tarde nos reconoció cuando volvíamos (nosotros caminando y él en jeep) de una excursión y nos cantó ¡Que viva la Espagña!, pero eso es otra historia.

También descubrimos la Boulangerie - Patisserie de la Sra. 'Pelucas' (una abuela así llamada por lo que imaginamos, su falta de pelo sustituida por una tupida peluca negra). Esta mujer (entre planchado y planchado, lo tenía allí mismo) nos alimentó a razón de 3 comidas diarias durante nuestra estancia con todo tipo de panes, bollos, pizzas, brioches...croissantes, napolitanas...(Ummm....)¡Te echamos de menos Señora Pelucas!. Con ella nos comunicábamos en un francés tipo 'un, deux,...morceau...' y con el hijo en italiano-español, suficiente para pedir alimento.

También aprovechamos para callejear por el pueblo. En cada rincón, una fuente (el agua, buenísima, como en todos los Alpes).


Cada calle, una cuesta (por debajo de las casas había callejones que comunicaban con la calle de más abajo).

Los edificios más singulares, estaban pintados de colores (muy italiano) simulando cornisas, relieves...

Ah, también conocimos al Trasgu de Tende, un hombre que a modo de repartidor de correo iba corriendo de casa en casa entregando o recogiendo cartas.

Y en lo alto del pueblo, junto a las ruinas del castillo el cementerio, bonito sí, y no, no tenemos gustos raros, pero tiene su encanto ver las fotos de los muertos (cuando estaban vivos), el año en que nacieron y murieron (la media de edad debía de ser 90 años)...

lunes, 28 de julio de 2008

Alpes IV: Cagnes-sur-Mer

DÍA 5: Jue 03/07. Como Cannes tampoco daba para más de sí, continuamos nuestro viaje por la costa, no sin antes perdernos en la primera rotonda de Cannes, la cual nos llevó directos al Decathlon donde nos relajamos e hicimos unas compritas.

De camino, pasamos por Cagnes Sur Mer, (nada que ver con Cannes de tráfico, tranquilidad...) nos llamó la atención su paseo marítimo, así que sin pensarlo aparcamos, y sacamos las bicis para disfrutar del magnífico carril bici que lo recorría completamente.

Después, pasamos por Niza y tras atravesar un túnel fuimos adentrándonos en la montaña pasando nuestros primeros "Col", como el de Braus, apenas 1000 m pero de una carretera que ya prometía cómo serían los puertos de los Alpes.

Poco después llegamos a Tende, casi en Italia y situado en el corazón del Parque Nacional de Mercantour. En Tende, pasamos los siguientes días (más de los previstos) llenos de excursiones, monumentos, comiditas ricas... ah, y un maravilloso camping.

Destacar del camping que cuando llegamos no había nadie en recepción, pero otro guiri (alemán) nos dijo que los campings municipales en Francia eran así, que tranquilos, que acampásemos y ya vendrían. Eso hicimos, y hasta el día que nos fuimos nadie nos exigió ni dni, ni señal... (pura confianza, nada que ver con el régimen de Cannes). Además nos salía por 6,4 € al día, el sitio era precioso, había luciérnagas por las noches... Un 10 para el camping Saint Jackes!.

jueves, 24 de julio de 2008

Alpes III: Cannes

DÍA 4: Mié 02/07. Seguimos hacia la Costa Azul, en concreto a Cannes. De nuevo el viaje largo y "arrotondado", más aún teniendo en cuenta el pequeño error en una rotonda ya en el destino: fuimos de cabeza a la autopista de peaje y sin escapatoria, 2 veces tuvimos que pagar: la ida y la vuelta por el mismo camino para volver a la misma rotonda. Además, en la vuelta, caímos con una maquinita que no nos cogía las monedas de 5 céntimos, y no teníamos más, hasta que conseguimos pagar con la tarjeta los 30 céntimos que nos faltaban... ¡creíamos que no salíamos de allí en la vida!


En Cannes también pudimos darnos un paseo en bici, tras atravesar un polígono industrial horrible que separaba el camping del centro, y con un calor pegajoso. Todo estaba, para nuestro gusto, colapsado de coches. Nos recorrimos toda la playa (muy larga, pero bastante estrecha), y parte del paseo Rochelle (donde están todas las tiendas de lujo tipo Channel). Pasamos por el Palacio de Congresos (en el que se celebra el festival de cine), donde están a modo Hollywood las manos de famosas estrellas de cine en el suelo. También había unos cuantas siluetas de personajes de película con agujero para tu cara para que te fotografiaras cual estrella, y Cris posó en todas ellas; os mostramos las dos mejores. ¿Qué podría decir de Cannes? Pues que es como Marbella o puerto Banús: hordas hormeándose al sol en la playa, bueno, en las zonas públicas, porque los hoteles de lujo tienen su trozo de playa vallado para que no se entrometan los indeseables.

En cuanto al camping, pues... como un campo de concentración: vallas y barreras que se abrían con sensores para salir y con tarjetas para entrar. Nos retuvieron el DNI y una fianza, incluso aún ofreciéndonos a pagar por adelantado la estancia (tampoco admitían tarjetas), todo esto ayudó a a adelantar nuestra huída de Cannes. Y sobre el carril bici, se extendía prácticamente por toda la costa, y por donde no, el paseo peatonal se compartía el espacio entre peatones y montones de bicicletas sin problema alguno. El secreto para conseguirlo: el respeto y la educación.

miércoles, 23 de julio de 2008

Alpes II: Arlés

DÍA 3: Mar 01/07. Hoy nos adentrábamos en Francia rumbo a Arlés.

El viaje fue duro, largo y además al ser el primer día que nos enfrentábamos con La France, también llamada Rotondistán, nos costó pensar en la paliza de kilómetros que aún nos quedaban por hacer. No tenemos fotos de las rotondas, aunque realmente hubiese merecido la pena sacar alguna, por 2 motivos: había miles, pero miles y creo que para hacerlas más llevaderas te las decoraban con todo tipo de parques, flores, puentecillos... Cruzar Francia sin caros peajes es lo que tiene, montones de pueblos uno tras otro que hay que cruzar a 50, (habíamos oído rumores de cómo se las gasta la Gendarmerie), entradas a los mismos previamente rotondadas...

Al llegar al camping y tras la primera comunicación de Fer con los nativos solicitando parcela para 2 adultos la tienda y el coche, sin electricidad y ver que teníamos que pagar por adelantado y sólo al contado (como fuese así en todos los sitios teníamos claro que no íbamos a tener efectivo suficiente), nos situamos en una parcelita amiga, rodeados de más gentes de nuestra especie, es decir, amantes de la bici.

No cabe duda que nosotros estamos algo aburguesados, y sin embargo ellos se recorren el mundo en sus Vélo pero amantes de la bici igual que nosotros. A un lado teníamos una pareja francesa joven (como nosotros) que íban con su tándem de 2 y al otro unos papás con su criatura, ingleses que íban con su tándem de 3. Fer habló un poco en inglés con ellos sobre las bicis (suya y nuestras)... Éstos son:


También conocimos una extraña costumbre local. Los baños de los campings en Francia son mixtos. Hasta ahí todo bien, pero para bañarse en la piscina, o lo hacías con un bañador paquetón, o con pantalocillo nada, así que Fer se quedó con las ganas, pero a la larga salió ganando porque a mi me picaron en el tobillo todos los mosquitos del mundo, lo que hizo que lo tuviese como un botijo días y días.

Después nos lanzamos hacia el centro de Arlés por un carril bici que ponía Centre Ville y que como en Valladolid murió a los pocos minutos y ya continuamos por la calle, aparentemente peligrosa por el mucho tráfico, pero con conductores respetuosos ante los más débiles.

P.D. Ah Roberto, el de la bici es Fer.

Por lo demás Arlés, es una ciudad con un casco antiguo bastante agradable que pudimos recorrer en bici, con el río Ródano a uno de sus lados, tipo Lisboa, inmenso sin poder ver dónde acababa. Con un montón de ruinas del Imperio romano como el anfiteatro (recomendamos este vídeo, a Encarnita y Josefina, a ellas sí que les gustaba el Imperio romano sí).


martes, 22 de julio de 2008

Alpes I: Andorra La Vella

DÍA 1: Dom 29/06. Salimos desde Tudela. Allí estuvimos el fin de semana colocando y cargando todo en el coche para salir dirección a Andorra con la intención de hacer alguna que otra comprita. Como es ya costumbre, utilizamos el atajo de la tranquila CL-111, y paramos a almorzar en Las Muelas, un parque de aerogeneradores cercano a Zaragoza que es bastante bonito. Al llegar como era domingo y estaba todo cerrado, piscineamos un poco en el camping (yacuzzi incluido) y dimos un paseillo por nuestra calle favorita para calentar motores para el día siguiente.

DÍA 2: Lun 30/06. Como no tardamos en despertarnos y aún era pronto para ir de tiendas, decidimos sacar las bicis por Andorra. Increíble pero cierto, en un país creado a partir de una calle rodeada de montañas, y donde todo el mundo va en sus potentes coches aunque no tengan ni donde dejarlos, sacamos nuestras Dahon, posible gracias al nuevo carril bici que han preparado.

Es un espacio que han creado en las aceras y que han diferenciado simplemente pintándolo. Está compartido con los peatones, (toda una suerte, así lo podrá haber en cualquier lugar), donde se debe ir a 5 o 10 km/h y donde el peatón tiene la prioridad. Sí, viendo ésto, si en Andorra la Vella pueden tenerlo ¿por qué no en otras ciudades? ¿por qué en Valladolid no podemos ir ni por una calle peatonal, aunque sí los coches a los garajes o usándolas como atajos?

Bueno, olvidemos ese asunto que siempre pone de mal humor y veamos además, que no sólo crean un carril bici, dan por cumplida la acción y se olvidan del mismo, no. Aquí se realiza un mantenimiento en el que se quitan los chicles, hierbecillas y se raspa antes de volver a pintar. (Que no se diga que es por falta de medios, allí, tienen pasta).
Esperamos que al año que viene se haya ampliado ya que ahora tan sólo va desde el camping al centro, paralelo al río Valira, hasta este puente, pero merece la pena. Esperamos además, que más gente se una a nosotros para utilizarlo, aunque será difícil cambiar las costumbres de los lugareños, ya se sabe un coche bueno, se compra para lucirlo... y si vas en bici, pues a lo mejor parece que no tienes...

lunes, 21 de julio de 2008

¡Hemos vuelto!

Bueno, pues parecía que tres semanas era mucho, pero no: de vacaciones, y viajando, nunca es demasiado. Han sido cuatro mil kilómetros con nuestro "Grand Tour", que ha rodado desde el nivel del mar hasta casi los tres mil metros de altitud. Han sido cinco países por los que hemos pasado (más o menos días): España, Andorra, Francia, Italia y Suiza.

Esperamos poder contar con detalle lo que nos han deparado cada uno de los sitios por los que hemos pasado, y no os quepa duda, ¡nuestras Dahon vinieron con nosotros! Así que podremos contaros como se vive la bicicleta en otras tierras, aunque como anticipo basta decir que tenemos mucho que aprender, tanto en infraestructuras como en educación.

Como anticipo al detalle, hemos pasado por Andorra La Vella, Arlés, Cannes, Cagnes Sur Mer, Tende (Parque Nacional de Mercantour), La Grave (Parque Nacional des Ecrins), Chamonix-Montblanc, Annecy, y Torla (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido).

Más o menos, así queda en Google Maps:

Made on a Mac