miércoles, 31 de diciembre de 2008

¿A qué vuelta se tumba el perro?

Ayer, hablando con Óscar y Roberto, con unas cervezas de por medio, les hice esta pregunta: "¿A qué vuelta se tumba el perro?" Les expliqué que es una especie de acertijo que suele decir mi padre, y que se refiere a cuantas vueltas da sobre si mismo un perro antes de tumbarse (imagino que para asegurarse de que no hay nada que pueda molestarle). Entonces mi padre repetiría: "¿A qué vuelta se tumba el perro? ¡A la última!"

A ambos se les antojó que era un buen nombre para un blog, "¡de reflexiones filosóficas!" añadí yo. Pero, ¿a quien le podría interesar leer mis elucubraciones? Y además, nosotros ya elegimos nombre para nuestro blog ¡No sin mi Dahon! Pero a lo mejor... no queda mal como subtítulo.

Y ya que es el último día del año, aprovechamos para desearos a todos lo mejor para el Año Nuevo, y lo hacemos con esta foto que tomamos hace unos días en la Plaza de España. Fijaros en la cara de inocente que ponía el "pequeñuelo" mientras preparaba una de las suyas. ¡Así son los niños!

No hay comentarios:

Made on a Mac