jueves, 9 de octubre de 2008

Disculpas

Esta mañana he sabido que, con una reflexión personal que publiqué hace unos días en este blog, ofendí a alguien a quien aprecio. Se me hace especialmente duro, porque es alguien a quien quiero y respeto.

Creo que no es fácil vivir procurando no ofender a nadie, y que para forjarse una personalidad, es inevitable que, en ocasiones, surjan roces con las opiniones. Sin embargo, frecuentemente hacemos de nuestros pensamientos dogmas, y olvidamos la máxima de ponerse en el lugar del prójimo al juzgar.

Mis disculpas. Solo quería reflexionar sobre el "menos es más".


Tenemos tanto que aprender de la filosofía oriental...

"Jamás juzgues a alguien hasta haber caminado una milla con sus zapatos" Confucio.

No hay comentarios:

Made on a Mac