miércoles, 20 de agosto de 2008

Alpes VIII: La Grave - La Meije, ¡Primeros Glaciares!

DÍA 9: Lun 07/07. Tomamos rumbo norte, sin saber muy bien si continuar en el norte de Mercantour, o avanzar hacia Ecrins. Cruzamos el túnel de Tende y salimos a Italia, eso sí, sin librarnos de un ratito de circulación alterna y obras como no podía ser de otro modo. Desde Andorra no habíamos repostado gasóleo, y yo pensaba en la posibilidad de que en Italia fuese más barato que en Francia, pero no, el precio era similar, alrededor de euro y medio, unos 25 céntimos más que en España. Decidimos continuar hacia Ecrins dejando Mercantour a la derecha, y volvimos a Francia por el Colle della Lombarda, a 2350 metros, con un paisaje casi lunar y con bastante frío.

Camino a Briançon, comenzamos a disfrutar del paisaje de los "Hautes Alpes", con nevadas cumbres, mucho más elevadas que donde veníamos, y con una gran afición por el ciclismo.
Es la zona de los puertos más espectaculares del Tour de Francia: ciclistas de cualquier tipo y condición juzgándose el tipo subiéndolos, por el esfuerzo, las obras permanentes de las carreteras en verano. Casualmente, en esas fechas se estaba celebrando una competición, la semana transalpina, o algo así, y era increíble ver lo duro de las cuestas, y las avanzadas edades de muchos ciclistas.

Una vez pasado Briançon, viendo el Parque Nacional des Ecrins, y con dirección al mítico Alpe d'Huez, empezamos a buscar un camping donde aposentarnos. El primero que nos encontramos se llamaba "dos glaciares", y huimos de él por el frío viento que lo asolaba. Continuamos y ¡oh! nos quedamos absortos al ver nuestro primer glaciar, tanto que paramos a comer en frente mismo, porque "es sensacional comer frente a un glaciar". Es difícil imaginar esa mole de hielo azulado colgando de un montaña, pero es impactante verlo, e imaginar el tiempo que lleva ese hielo allí mismo, y es desolador pensar que cada año es un poco más pequeño que el anterior... tanto que dicen que nuestros hijos no conocerán nieves perpetuas en los Alpes.

Continuamos, y al llegar a La Grave, nos sorprendió un nuevo glaciar, "La Meije", (webcam) a cuyos pies había un camping en el que decidimos quedarnos. Notamos que hacía bastante viento y frío, pero no imaginábamos cuanto pasaríamos esa noche, que dormiríamos a no mucho más de 5ºC. ¡QUÉ FRÍO! Tras acampar, nos acercamos a ver el pueblo, con sus "patisserie-boulangerie", sus tiendas de quesos...

Pero, fue sensacional, comer cenar... frente al glaciar, era imposible cansarse de mirarlo. Y al atardecer, la luz rojiza coloreando los últimos picos...

DÍA 10: Mar 08/07. Tras la primera noche de frío, hicimos una excursión al cercano glaciar de Lautaret, muy sencillita, de a penas 100 metros de desnivel, pero donde el viento nos hizo sacar hasta el gorro y los guantes.

Allí además de estar frente al glaciar, pudimos ver las primeras Marmottes, y como salida de la nada, una puerta, en la que nos pedían por favor volver a cerrarla al pasar, pobres animalicos, ellos no tienen la suerte de poder pasar por un sitio tan bonito.

Por la tarde, para recuperarnos del frío que pasamos y lo que nos dolían los oídos por el viento, subimos a un pueblo maravilloso y floreado llamado Mizoën, hasta el nombre era bonito. Desde allí con vistas a los picos y a un embalse, planeamos como sería nuestra continuación, una noche más de frío (aunque menos) y después rumbo al MontBlanc!.


2 comentarios:

Cris dijo...

"Un libro es como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía." (José de Vasconcelos).

Anónimo dijo...

Bueno depende. Yo el viaje a Italia lo acabé contentisima. Tenía unas ganas de llegar a mi casa que pa que. Nada de melancolia...
Pi

Made on a Mac