miércoles, 23 de julio de 2008

Alpes II: Arlés

DÍA 3: Mar 01/07. Hoy nos adentrábamos en Francia rumbo a Arlés.

El viaje fue duro, largo y además al ser el primer día que nos enfrentábamos con La France, también llamada Rotondistán, nos costó pensar en la paliza de kilómetros que aún nos quedaban por hacer. No tenemos fotos de las rotondas, aunque realmente hubiese merecido la pena sacar alguna, por 2 motivos: había miles, pero miles y creo que para hacerlas más llevaderas te las decoraban con todo tipo de parques, flores, puentecillos... Cruzar Francia sin caros peajes es lo que tiene, montones de pueblos uno tras otro que hay que cruzar a 50, (habíamos oído rumores de cómo se las gasta la Gendarmerie), entradas a los mismos previamente rotondadas...

Al llegar al camping y tras la primera comunicación de Fer con los nativos solicitando parcela para 2 adultos la tienda y el coche, sin electricidad y ver que teníamos que pagar por adelantado y sólo al contado (como fuese así en todos los sitios teníamos claro que no íbamos a tener efectivo suficiente), nos situamos en una parcelita amiga, rodeados de más gentes de nuestra especie, es decir, amantes de la bici.

No cabe duda que nosotros estamos algo aburguesados, y sin embargo ellos se recorren el mundo en sus Vélo pero amantes de la bici igual que nosotros. A un lado teníamos una pareja francesa joven (como nosotros) que íban con su tándem de 2 y al otro unos papás con su criatura, ingleses que íban con su tándem de 3. Fer habló un poco en inglés con ellos sobre las bicis (suya y nuestras)... Éstos son:


También conocimos una extraña costumbre local. Los baños de los campings en Francia son mixtos. Hasta ahí todo bien, pero para bañarse en la piscina, o lo hacías con un bañador paquetón, o con pantalocillo nada, así que Fer se quedó con las ganas, pero a la larga salió ganando porque a mi me picaron en el tobillo todos los mosquitos del mundo, lo que hizo que lo tuviese como un botijo días y días.

Después nos lanzamos hacia el centro de Arlés por un carril bici que ponía Centre Ville y que como en Valladolid murió a los pocos minutos y ya continuamos por la calle, aparentemente peligrosa por el mucho tráfico, pero con conductores respetuosos ante los más débiles.

P.D. Ah Roberto, el de la bici es Fer.

Por lo demás Arlés, es una ciudad con un casco antiguo bastante agradable que pudimos recorrer en bici, con el río Ródano a uno de sus lados, tipo Lisboa, inmenso sin poder ver dónde acababa. Con un montón de ruinas del Imperio romano como el anfiteatro (recomendamos este vídeo, a Encarnita y Josefina, a ellas sí que les gustaba el Imperio romano sí).


2 comentarios:

Oscar dijo...

A las Dahon también se las puede poner remolque? o sería Mini como las bicis?

Roberto Santana dijo...

Gracias Cris, esta vez si que le había diferenciado ya que con pantalón corto se le ven los pelanganos, eso o que en Francia no había cuchillas ;-)

¡Abrazo!

Made on a Mac