viernes, 16 de mayo de 2008

¡Oh, ohhh!

Esta mañana, como a diario, salía de casa para venir al trabajo. El cielo estaba nublado y el suelo húmedo, pero no había visto previsiones de lluvia, así que no salía preocupado. Nada más montarme en la bici, empezaron a caer gotas... pero es viernes, no pasa nada por un chaparrón.

Unos minutos más tarde, tras pasar el túnel de Labradores, me dio la sensación de que la bici "amortiguaba" más que de costumbre -aunque con la presión que llevan estas ruedas habitualmente parecen macizas-, y que se me hacía más resbaladiza de la parte trasera... Pero al momento me di cuenta de lo que pasaba: ¡había pinchado!

Lo primero que pensé es: ¡no puede ser! ¿pero las ruedas no eran antipinchazo? "Schwalbe Big Apple, 16 x 2.0”, 75 psi, Kevlar puncture protection, Reflex sidewall"... Paré bajo un sotechado para dar aire a la rueda, con la esperanza de que fuera poca cosa, saqué la bomba "BioLogic™ PostPump SEATPOST" hinché la rueda y continué... pero unos metros más adelante ya estaba vacía de nuevo.

Así que hoy, he llegado a trabajar mojado y deshinchado...

2 comentarios:

Roberto Santana dijo...

Te voy a buscar con el gordi?

Fer dijo...

Finalmente el pinchazo fue justificado aún a pesar del "puncture protection": una pequeña esquirla de vidrio afilada hizo un corte en la cubierta y llegó a la cámara... Nada que un parche no pueda arreglar, así que ¡otra vez está en marcha la Dahon!

Made on a Mac