miércoles, 31 de diciembre de 2008

¿A qué vuelta se tumba el perro?

Ayer, hablando con Óscar y Roberto, con unas cervezas de por medio, les hice esta pregunta: "¿A qué vuelta se tumba el perro?" Les expliqué que es una especie de acertijo que suele decir mi padre, y que se refiere a cuantas vueltas da sobre si mismo un perro antes de tumbarse (imagino que para asegurarse de que no hay nada que pueda molestarle). Entonces mi padre repetiría: "¿A qué vuelta se tumba el perro? ¡A la última!"

A ambos se les antojó que era un buen nombre para un blog, "¡de reflexiones filosóficas!" añadí yo. Pero, ¿a quien le podría interesar leer mis elucubraciones? Y además, nosotros ya elegimos nombre para nuestro blog ¡No sin mi Dahon! Pero a lo mejor... no queda mal como subtítulo.

Y ya que es el último día del año, aprovechamos para desearos a todos lo mejor para el Año Nuevo, y lo hacemos con esta foto que tomamos hace unos días en la Plaza de España. Fijaros en la cara de inocente que ponía el "pequeñuelo" mientras preparaba una de las suyas. ¡Así son los niños!

martes, 16 de diciembre de 2008

¡Ha nevado!

En Valladolid no es muy frecuente la nieve. Tan poco frecuente como que lo normal es que no la veamos todos los años. Pero ayer, cuando parecía que las probabilidades de nieve iban esfumándose, y que a nuestro alrededor las previsiones de fuertes nevadas se habían cumplido, tímidamente empezaron a caer copitos de nieve. Y poco a poco fueron engordando los copos, hasta que al cabo de dos horas cesó. ¡Una fiesta para los sentidos!

Por supuesto, como cada día, había venido a trabajar en la Dahon, y tuve que soportar todas las bromas típicas sobre si había traído las cadenas. El caso es que la vuelta a casa fue mejor que lo esperado, y puedo asegurar que los peatones lo tuvieron más complicado que yo.

También quería hablar de las nuevas esculturas que pueblan los alrededores de la Calle Santiago, pero no quería hablar del aspecto estético. Lo primero que se me vino a la cabeza al verlas fue a uno de los invidentes que diariamente pasan por allí, tanteando con el bastón a ras de suelo, "encontrándose" con la escultura en su cabeza...

Son muy bonitas, sin duda, y alegran la ciudad, pero hay que pensar un poco en la seguridad, ¿no creéis? Por los invidentes, los despistados, los que se tropiezan...

Y para complementar, un par de fotos de atardeceres de este otoño que va llegando a su fin:


Una vez más, las fotos no son de la cámara "buena" (una Lumix LX2 con la que estamos encantados), sino de la pobre cámara del teléfono (un HTC Touch), pero creo que no han quedado mal del todo. ¿Algún comentario, Óscar? ;-)

miércoles, 12 de noviembre de 2008

¡Ganan las chicas!

Esta mañana teníamos ecografía, y según nos había contado Pi, en esta nos iban a decir el sexo. Y así ha sido. ¡Va a ser una niña! ¿Se llamará Irene? ¿Tal vez Amelia? ¿Tal vez tendrá una amiga que se llame Alicia (en el país de las maravillas)? Habrá que reflexionar. Lo que sí está claro es que esta niña viene del Valle de las Maravillas. Aquí posan, para el mundo mundial, las chicas de la casa:

Mientras hacía la foto a las chicas, me fijé en el cielo, y esa nube me pareció muy interesante, así que se llevo otra foto.

Por último, hace unos días me han desterrado de ese privilegiado sitio, con vistas al Campo Grande, en el que trabajaba. Ahora las vistas son bastante horribles, y lo más que veo es la salida de la estación de autobuses. Y aquí posa la Dahon en su nuevo aparcamiento, arropada por impresoras y "aparatos" informáticos varios. Ahora está un poco más lejos de mi vera.

Sí, las fotos son de pésima calidad, pero la cámara de mi teléfono no da más de sí...

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Bike in a bag

Casi un mes más tarde, por fin volvemos a escribir. Hace unas semanas estuvimos tentados de hacerlo, cuando, en un misma tarde, entre las esculturas de Rodin que pueblan la Calle Santiago, vimos una Dahon "normalita" de 20", y más tarde una "exclusiva" Dahon Curve D3 (como las nuestras) pero blanca.

Esta mañana, volviendo de la cura del dedo que no quiso desprenderse del todo (una pelea con un "galardonado" G-9), la sorpresa fue encontrarme, al lado del Campo Grande con tres plegables idénticas. Aún no tengo claro si se trata de una campaña publicitaria, o de un trío que aparcó allí. Las bicis parecían estar sin estrenar, así que más bien pienso en lo primero.

La bici en cuestión es una "Bike in a bag", que no es nada barata, y tampoco es nada del otro mundo: cambio externo, ruedas de 20", diseño un poco anodino... Vamos, que si estas pensando en poner una bici en tu lista de bodas, por ese dinero (más de cuatrocientos euros) tienes otras opciones mejores, y por bastante menos una similar a ellas.

jueves, 9 de octubre de 2008

Disculpas

Esta mañana he sabido que, con una reflexión personal que publiqué hace unos días en este blog, ofendí a alguien a quien aprecio. Se me hace especialmente duro, porque es alguien a quien quiero y respeto.

Creo que no es fácil vivir procurando no ofender a nadie, y que para forjarse una personalidad, es inevitable que, en ocasiones, surjan roces con las opiniones. Sin embargo, frecuentemente hacemos de nuestros pensamientos dogmas, y olvidamos la máxima de ponerse en el lugar del prójimo al juzgar.

Mis disculpas. Solo quería reflexionar sobre el "menos es más".


Tenemos tanto que aprender de la filosofía oriental...

"Jamás juzgues a alguien hasta haber caminado una milla con sus zapatos" Confucio.

miércoles, 8 de octubre de 2008

El caracol veloz

Hace algunos días, sin esperarlo, se puso en contacto contacto con nosotros caracolveloz, y desde entonces teníamos una tarea pendiente que por fin hoy cumplimos. No hace falta que os recuerde quién era, porque ya sabemos que nos leéis fielmente, pero se lo contaremos a los nuevos.

Hablamos de él en una entrada que publicamos el 7 de agosto, cuando escuchamos por la radio que un chico se iba hasta Holanda en Dahon. Pusimos un enlace en nuestra web, pero desafortunadamente, él no actualizó su blog contando la aventura, y ya le perdimos la pista. Hasta que nos escribió un comentario en nuestro blog, sorprendido de que nos refiriéramos a él, tanto como nosotros de que él nos encontrara.

Iker, que así se llama este chico de Vitoria, nos ha dado la dirección actualizada donde contó su viaje, así como alguna fotillo para ponerle cara a él y a su máquina, aunque parece que para su próximo viaje en verano, quizá por tierras marroquíes, estrenará una Dahon Boardwalk de tamaño similar a la anterior, por lo que podrá seguir llevándola en el maletero de su pueblo a Vitoria, para darse por allí una vuelta.

Bueno, pues como dice Iker, entre otros, buenas noches y buena suerte.

domingo, 5 de octubre de 2008

Londres - Día de la bici (20/09/2008)

Esta vez no contaremos la experiencia en carnes propias, pero no queríamos desaprovechar la ocasión de mostrar unas fotos que nos ha prestado Óscar, y Ana, que en la celebración de su aniversario (del que soy bastante "culpable"...) se escaparon a London.

Por lo que muestra, parece que pudieron contemplar algunas rarezas, como este interesante vehículo de tres plazas. Me viene a la cabeza la espectacular bici de tres plazas que tenían nuestros vecinos de camping de Arles.

También alguna micro bici de dudosa comodidad. Lástima que estás cámaras "profesionales" sean tan lentas y no les de tiempo a enfocar...

Y como no, ¡una Dahon plegable!, y con unas interesantes alforjas. Habrá que estudiar el tema.

Parece que una Canon EOS 350D permite incluso jugar con la profundidad de campo. Con un poco de creatividad, y aplicando la regla de los tercios, este chico promete ;-)

Nuestro agradecimiento a Óscar, por prestarnos las fotos, y por tener paciencia para soportar mi crítica mordaz... A lo mejor él quiere contarnos algo más de la experiencia londinense.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Alguna Dahon más

Antes de verano, mi amigo Javi me preguntó por nuestras bicicletas plegables, porque él estaba pensando en comprar una. Le dejé darse una vuelta por el Paseo de Zorrilla, y se convenció: se compró una Dahon Vitesse. Roja también, pero con las ruedas un poco más grandes, más acordes con la talla de Javi. Aquí nos la muestra posando con Palencia al fondo.

No sé si si llegará hacerlo, pero parece que está pensando en comprarse un remolque, montar en el tren, y pasar unos días de camping el próximo verano pedaleando por carreteras secundarias. ¡No suena nada mal! Si se atreve, tendremos que hacerle colaborador para que nos lo cuente.

Además, el viernes me hablaron de otra Dahon más (¡gracias Roberto y Ricardo!). Parece ser que hay un diputado que se está haciendo conocido por ir al congreso en bicicleta. Y resulta que su bicicleta es igual que la nuestra: una Dahon Curve D3 Roja. Aquí os dejo un enlace con foto:

20 minutos: Guillermo Mariscal, el 'diputado ciclista'

lunes, 22 de septiembre de 2008

Otoño...

Acabamos de inaugurar el otoño, acabamos de volver de vacaciones (¡otra vez!), volvemos "al cole"...

Hoy se celebraba el día de la movilidad, pero en Valladolid llovía, y eso aquí quiere decir una cosa: todo el mundo saca el coche. Sí, se supone que hoy era un buen día para prescindir de él, pero si llueve todo lo demás no importa. Incluso aunque el autobús valga quince céntimos.

Pero también hay cosas de las que hablar que nos empujan a la esperanza. La ilusión de ser uno más. La ilusión de poder compartir todo lo que sabes con alguien para ayudarle a ser más feliz y a poner su granito de arena para mejorar el mundo en el que vivirá. Sí, ¡vamos a ser padres! y haremos todo lo posible para que le gusten las bicicletas, el campo, los libros, la vida sencilla e ignore los todoterrenos y lo que representan (despilfarro, ostentación... si puedo pagarlo, puedo tenerlo).

La foto no es de Otoño, es de la primavera de 2007, y en la Región de los Lagos, en Finlandia.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Alpes XI: Ordesa y Monte Perdido

¡Última entrada de nuestros relatos de las vacaciones en los Alpes!.

DÍA 18: Mié 16/07. Tras la noche en Recoules y el último desayuno en suelo francés continuamos hacia España. Ya acercándonos, el navegador nos sorprendió con un atajo: la carretera D26. Poco más ancha que un coche y zigzageante, nos condujo tranquilamente a través de bosques hasta el Parc National des Pyrénées, que dejamos para otra ocasión. Atravesamos los Pirineos por el túnel de Bielsa, y llegamos a Torla, puerta del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Como en anteriores ocasiones, nos alojamos en el Camping Río Ara, no tan barato como los campings municipales franceses (que costaban entre la mitad y una cuarta parte), pero exquisitamente cuidado y en un entorno privilegiado. Este primer día sólo nos dio tiempo a acercarnos a comprar la cena a Torla (unas riquísimas salchichas), montar la tienda, ducha y descansar...

DÍA 19: Jue 17/07. El plan para el día (decidido sobre la marcha el día antes según entrabamos en España) era hacer la excursión de la Cola de Caballo, pero en esta ocasión por la variante más dura y bonita: la senda de los cazadores.

Se trata de una subida en zigzag por una ladera casi vertical que nos lleva de los 1300 metros de la pradera, donde nos dejó el autobús que sale de Torla, hasta los 1950 metros del mirador de Calcilarruego. Desde allí arriba la vista suele ser espectacular, pero este día, las nubes habían decidido "entrometerse" y sólo pudimos disfrutar de una densa niebla.

Desde allí descendimos suavemente por la faja de Pelay, con frío, y sin poder ver el Monte Perdido, ni el Cilindro de Marboré, ni la Brecha de Rolán... hasta la cascada de la Cola de Caballo, en el circo del Soaso.

En la cascada paramos a almorzar, y tomamos el camino descendente de vuelta, jalonado de espectaculares cascadas, como las Gradas de Soaso, la Cascada de la Cueva...

El tramo final del descenso transcurre un entre apacible y umbrío hayedo. Este tramo, si bien podría considerarse el menos espectacular de la excursión, para mi tiene una belleza especial. Especialmente llamativas me resultan estas hayas que viven sobre una roca.

Una vez en la Pradera, el autobús nos llevó de vuelta al camping, donde pudimos entablar conversación con nuestros vecinos de tienda de campaña y compañeros de excursión: una pareja encantadora compuesta por un joven músico ginebrino, rubio y atlético, que hablaba muy bien español, y un francés más maduro moreno, bajito y con bigote, que vivían en Perpignan y que, como nosotros, se marchaban al día siguiente, pero ellos rumbo a Sitges.

DÍA 20: Vie 18/07. Amaneció un día espléndido, ¡qué lástima que no hubiera sido así ayer! Desgraciadamente tocaba recoger para emprender la vuelta para casa. De camino hicimos unas paradas intermedias en el Barrabés Outlet de Huesca, y en el Ikea Zaragoza. Si ya llevábamos pocas cosas en el coche, tuvimos que hacer hueco para un par de butacas y una estantería. Afortunadamente, nuestro "Grand Tour" es grande ;-). (Gracias Roberto por tus indicaciones para encontrar Ikea Puerto Venecia y el secarral donde lo han plantado).

Pasamos por Peñafiel, para saludar a los abuelos, y llegamos a Tudela con el tiempo justo para darnos un baño en la piscina y cenar huevos fritos, patatas frítas, calabacín relleno... Había que reponer fuerzas porque lo que quedaba del fin de semana sería para limpiar el coche por dentro y por fuera, la tienda, lavar y planchar la ropa, desmontar y montar muebles... ¡qué duras son las vueltas!.

martes, 9 de septiembre de 2008

Alpes X: Annecy

DÍA 16: Lun 14/07 (Fiesta nacional francesa). Agotados de esperar a que dejase de llover en Chamonix, aunque las previsiones decían que pararía ese mismo día, recogimos caóticamente bajo la lluvia, y partimos (por no decir que huímos) hacia Annecy. Afortunadamente allí ya lucía el sol. Aprovechamos para tender todo lo que llevábamos calado, y se secó en un santiamén. Comimos (¡al sol!) y nos lanzamos cuesta abajo (el camping municipal estaba cerca, pero en una colina, la vuelta sería dura) hacia Annecy.

Vimos su castillo, que nos recordaba a los de Exin Castillos, y paseamos con nuestras Dahon por su bonito casco medieval.

Le llaman la Venecia francesa, y con razón, porque está llena de canales y puentes. Al lado está el lago Annecy, el segundo más grande de Francia, que se nutre de los Alpes y abastece a los canales. Se puede ir por cualquier sitio en bici... una maravilla. Había tanta gente que se hacía difícil andar por las calles, la mayoría muy estrechas.

Como era la Fiesta Nacional todo el mundo estaba de fiesta. Por ejemplo, en uno de los canales estaban "torturando"niños como si fueran caballos con el palo y la zanahoria. Afortunadamente, les dejaban llevarse los regalos que conseguían tirar al agua, y un submarinista les devolvía a la orilla con ellos.

Y como sorpresa final, dentro de las celebraciones de la Fiesta Nacional, vimos un par de desfiles carnavalescos, uno de los cuales no deja indiferente a un vallisoletano. No cuento más, tenéis que verlo y oírlo por vosotros mismos (¿os recuerda algo ese sonido de trompetas y tambores?):

video

DÍA 17: Mar 15/07. A la mañana siguiente, partimos hacia Grenoble. Nuestro plan era acampar allí para visitar la ciudad con las Dahon, pero al llegar, vimos que el camping estaba lejos de la ciudad, y para llegar había que atravesar autopistas, así que como era temprano aún, variamos nuestros planes sobre la marcha, y decidimos continuar el camino hasta donde nos dejaran las fuerzas. Avanzada la tarde buscamos un sitio tranquilo con un camping para pasar la noche, y tuvimos la suerte de tropezar con un lugar pequeñísimo y maravilloso del interior: Recoules. Allí, recuperamos fuerzas en la cena, en su barato camping municipal (con un precioso atardecer de la silueta del pueblo) y por la mañana, Cris se lanzó con la Dahon a comprar pan y croissantes en el tranquilo pueblo.

jueves, 4 de septiembre de 2008

¡¡Otra vez!!

Eso es lo que he dicho esta mañana. Apenas recién salido de casa con la bici, por la primera calle que recorro, el suelo estaba tan sucio como siempre, y al pisar algo, he oído un crujido familiar, como de pisar cristales. He parado rápidamente y ya se oía el escape de aire, y he gritado "¡¡Otra vez!!", mientras sacaba el cristal verde botella (¡ja!) que estaba clavado en la rueda delantera. He devuelto la Dahon a casa, y me he venido andando al trabajo.

En fin, que en el tramo final de la calle Delicias (qué gracia el nombre) alguien poco cívico parece tener afición a, tirar la basura por la ventana, o volcar los contenedores, o lo que sea, y casi a diario me la encuentro llena de porquerías. Claro, que si alguna vez pasara por esa calle la estupenda maquinita esta que está limpiando todo el día la reluciente Plaza Mayor... Pero mejor no vamos a hablar del amigo León.

Así que esta tarde tendré que ir a comprar una caja de parches y hacer de "manitas".

martes, 2 de septiembre de 2008

Recomendación

Hace un par de días, un ex compañero (y sin embargo amigo) de trabajo hizo una reseña nuestra en su blog, así que es obligado agradecerle dicha mención, y recomendar su "Viajando lejos", donde según dicen ellos mismos, se habla de "Viajes, Gastronomia, Vinos y lo que se tercie".

Si bien tiene, imagino por falta de tiempo de los autores, menos actividad de la que sería deseable por los lectores, mucho me temo que, haciendo gala de la ironía, esto cambiará en un futuro cercano... :-(

Vaya desde aquí un saludo para Vanesa, Fernando y en el papel de "artista invitado" Álvaro.

domingo, 31 de agosto de 2008

Alpes IX: Chamonix - Mont Blanc

DÍA 11: Mié 09/07. Tras la segunda noche de frío polar (y eso que hizo mejor), continuamos nuestro viaje rumbo norte, hacia Chamonix. Para ello tuvimos que pasar por el "Col du Galibier", nada menos que 2645 metros, y ver su plaga de esforzados cliclistas. Desde allí pudimos contemplar por primera vez, en la lejanía, la cima nevada del Mont Blanc con sus 4810 metros.

A nuestra llegada el día estaba increíblemente despejado lo que nos dejaba ver perfectamente el Mont Blanc, "L'Aiguille du Midi", y los dos glaciares bajo el los que estábamos (el del Mont Blanc y el des Bossons). Como no podía se de otro modo, el camping se llamaba "les deux glaciers". Hacía mucho calor, así que apenas acabamos de montar la tienda, como Chamonix no parecía lejano, nos montamos el las Dahon, y nos fuimos de "expedición".

Tras los días de montaña, las Dahon volvieron a salir a pasear para hacer las rutas del camping a Chamonix, donde descubrimos una prolongación del maremágnum de tiendas Andorra. A falta de la "patisserie-boulangerie" de la Señora Pelucas, disfrutamos de los helados: "deux glasses avec deux parfums"; tal que así pedíamos para los inmensos helados. Aquí era donde más españoles había y reconocías al hablar por la calle; hasta aquí, apenas vimos alguno. También aquí, la oficina de turismo era de otro nivel: te atendían en español, tenían wifi gratuito, ponían unas tumbonas en la calle...


DÍA 12: Jue 10/07. Día soleado, tras una noche estupenda, y un despertar no menos estupendo: los pitidos de la furgoneta de Monsieur le Boularger, que nos traía el desayuno... ¡qué ricos croissants!

Nos dirigimos al pueblo de Le Lavancher para ir a ver "La Mer de Glace", desde el chalet de Chapeau. Aclaro el concepto de chalet de la zona: se trata de casas en medio de la montaña donde sirven comidas y bebidas. Al principio nos sentimos decepcionados porque no se parecía a los glaciares que habíamos visto hasta el momento y pensábamos que era mucho mayor, pero finalmente nos dimos cuenta que, lo que parecía roca, era el hielo aunque ensuciado pora el material que había erosionado. Era inmenso y espectacular, con zonas azuladas como los demás, y sí, muy grande, aunque, a juzgar por las fotos antiguas que vimos, el cambio climático parece que hace de las suyas.

Por la tarde, volvimos a Chamonix con las bicis, y a la vuelta pudimos disfrutar el Mont Blanc con luz de atardecer.


DÍA 13: Vie 11/07. Esta mañana amaneció lloviendo. Así que nos fuimos con el coche hasta el lago les Gaillands, para leer hasta que cesara la lluvia. Cuando dejó de llover, paseamos por el bosque que rodea al lago, y estuvimos viendo a los escaladores practicar en la pared. Allí se congregaban a diario decenas de escaladores y aprendices.

Después, como salio el sol, nos acercamos a Chamonix, esta vez en coche, a comer, pasear, tiendear, y golosear unos heladitos... Pero el sol no duró mucho, y tuvimos que volver al camping a la carrera bajo la lluvia.


DÍA 14: Sáb 12/07. Esta noche la lluvia no fue sólo lluvia, sino una tormenta de rayos y truenos difícil de olvidar. ¡Vaya brincos que daba el colchón con los truenos! Salimos hacia el lago para leer un rato en el coche hasta que parara la lluvia.

Para no mojarnos si la cosa se ponía mala intentamos hacer una ruta corta a la "Cascade du Dard" y el "Glacier des Bossons". Salimos desde Les Pelerins, y nos sorprendió tener que cruzar la carretera (¡¡o autopista!!) que lleva al túnel del Mont Blanc un par de veces. El glaciar, tan bonito y más azul aún que como lo veíamos desde el camping. Al llegar nos encontramos a unos españoles con un mastín enorme, al que llamaban "Gordo". De vuelta, junto al "Chalet Le Cerro", la cascada de Dard, de veinte metros de caída, y con un ruido ensordecedor.

De vuelta volvimos a Chamonix, y una vez más volvimos corriendo bajo la lluvia. Así que esta foto, de los glaciares del Mont Blanc y Bossons, no es de este día...


DÍA 15: Dom 13/07. Una vez más llovía, y había niebla, así que continuamos por la carretera que nos llevaba a Chamonix y paramos en Argentiere, ante el reclamo del mercadillo. Seguimos con el coche por la carretera hasta entrar en Suiza, no sin antes pasar por el Bar de la Poya y el teleférico de La Poya...
Pasamos la frontera Suiza, sorprendidos por no tener que parar en la aduana. Y todo lo que vimos fue, una gasolinera y un supermercado, en los que por supuesto vendían navajas suizas. Volvimos, y paramos en Les Praz, que tenía una iglesia con un parque precioso, y echamos una siesta en el coche tras comer algo.

Después nos fuimos en dirección contraria hasta las "Gorges de la Diosaz" (como los productos del Decathlon). Una vez allí, una vez más llovía, y además había que pagar para verlo; ventajas de dejar que la compañía eléctrica explote un paraje natural. Para desquitarnos, volvimos a Chamonix para tomarnos unos helados ("chocolat et banane flambee, et pomme vert et orange") y comprar el morral verde anémona.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Alpes VIII: La Grave - La Meije, ¡Primeros Glaciares!

DÍA 9: Lun 07/07. Tomamos rumbo norte, sin saber muy bien si continuar en el norte de Mercantour, o avanzar hacia Ecrins. Cruzamos el túnel de Tende y salimos a Italia, eso sí, sin librarnos de un ratito de circulación alterna y obras como no podía ser de otro modo. Desde Andorra no habíamos repostado gasóleo, y yo pensaba en la posibilidad de que en Italia fuese más barato que en Francia, pero no, el precio era similar, alrededor de euro y medio, unos 25 céntimos más que en España. Decidimos continuar hacia Ecrins dejando Mercantour a la derecha, y volvimos a Francia por el Colle della Lombarda, a 2350 metros, con un paisaje casi lunar y con bastante frío.

Camino a Briançon, comenzamos a disfrutar del paisaje de los "Hautes Alpes", con nevadas cumbres, mucho más elevadas que donde veníamos, y con una gran afición por el ciclismo.
Es la zona de los puertos más espectaculares del Tour de Francia: ciclistas de cualquier tipo y condición juzgándose el tipo subiéndolos, por el esfuerzo, las obras permanentes de las carreteras en verano. Casualmente, en esas fechas se estaba celebrando una competición, la semana transalpina, o algo así, y era increíble ver lo duro de las cuestas, y las avanzadas edades de muchos ciclistas.

Una vez pasado Briançon, viendo el Parque Nacional des Ecrins, y con dirección al mítico Alpe d'Huez, empezamos a buscar un camping donde aposentarnos. El primero que nos encontramos se llamaba "dos glaciares", y huimos de él por el frío viento que lo asolaba. Continuamos y ¡oh! nos quedamos absortos al ver nuestro primer glaciar, tanto que paramos a comer en frente mismo, porque "es sensacional comer frente a un glaciar". Es difícil imaginar esa mole de hielo azulado colgando de un montaña, pero es impactante verlo, e imaginar el tiempo que lleva ese hielo allí mismo, y es desolador pensar que cada año es un poco más pequeño que el anterior... tanto que dicen que nuestros hijos no conocerán nieves perpetuas en los Alpes.

Continuamos, y al llegar a La Grave, nos sorprendió un nuevo glaciar, "La Meije", (webcam) a cuyos pies había un camping en el que decidimos quedarnos. Notamos que hacía bastante viento y frío, pero no imaginábamos cuanto pasaríamos esa noche, que dormiríamos a no mucho más de 5ºC. ¡QUÉ FRÍO! Tras acampar, nos acercamos a ver el pueblo, con sus "patisserie-boulangerie", sus tiendas de quesos...

Pero, fue sensacional, comer cenar... frente al glaciar, era imposible cansarse de mirarlo. Y al atardecer, la luz rojiza coloreando los últimos picos...

DÍA 10: Mar 08/07. Tras la primera noche de frío, hicimos una excursión al cercano glaciar de Lautaret, muy sencillita, de a penas 100 metros de desnivel, pero donde el viento nos hizo sacar hasta el gorro y los guantes.

Allí además de estar frente al glaciar, pudimos ver las primeras Marmottes, y como salida de la nada, una puerta, en la que nos pedían por favor volver a cerrarla al pasar, pobres animalicos, ellos no tienen la suerte de poder pasar por un sitio tan bonito.

Por la tarde, para recuperarnos del frío que pasamos y lo que nos dolían los oídos por el viento, subimos a un pueblo maravilloso y floreado llamado Mizoën, hasta el nombre era bonito. Desde allí con vistas a los picos y a un embalse, planeamos como sería nuestra continuación, una noche más de frío (aunque menos) y después rumbo al MontBlanc!.


Made on a Mac